BIENVENIDOS

Bienvenidos al blog de la Biblioteca "Magdalena Leroux" del IES "Pérez Comendador"

Recuerda...

La Biblioteca "Magdalena Leroux" del IES "Pérez Comendador" es un espacio educativo abierto, centro de recursos, información, documentación y educación permanente que debe apoyar los diversos procesos de aprendizaje y enseñanza, fomentar la lectura, la cultura y trabajar por la disminución de las desigualdades de partida o adquiridas por el alumnado, sirviendo también de apoyo para aquellos que tengan necesidades educativas especiales.
(Proyecto de la Biblioteca "Magdalena Leroux")

lunes, 25 de febrero de 2013

Canción primaveral






Salen los niños alegres
De la escuela,
Poniendo en el aire tibio
Del abril, canciones tiernas.
¡Que alegría tiene el hondo
Silencio de la calleja!
Un silencio hecho pedazos
por risas de plata nueva.


II

Voy camino de la tarde
Entre flores de la huerta,
Dejando sobre el camino
El agua de mi tristeza.
En el monte solitario
Un cementerio de aldea
Parece un campo sembrado
Con granos de calaveras.
Y han florecido cipreses
Como gigantes cabezas
Que con órbitas vacías
Y verdosas cabelleras
Pensativos y dolientes
El horizonte contemplan.

¡Abril divino, que vienes
Cargado de sol y esencias
Llena con nidos de oro
Las floridas calaveras!


(Federico García Lorca)     

lunes, 22 de octubre de 2012

Don Juan Tenorio. Zorrilla






DON JUAN:
    ¿También murió?


ESCULTOR:
    Dicen que de sentimiento
cuando de nuevo al convento
abandonada volvió
por don Juan.
(...)

 

(ZORRILLA, José: Don Juan Tenorio. Parte segunda, acto I, escena II)

Nanas de la cebolla. Miguel Hernández

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.
Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.
Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma al oírte,
bata el espacio.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.
La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!
Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.
Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.
Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

Miguel Hernández, 1939

Romace del prisionero



Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba el albor.
Matómela un ballestero;
dele Dios mal galardón.

Brindis, de Gerardo Diego



(A mis amigos de Santander que festejaron
mi nombramiento profesional.)

  Debiera hora deciros: «Amigos,
muchas gracias», y sentarme, pero sin ripios.
Permitidme que os lo diga en tono lírico,
en verso, sí, pero libre y de capricho.
Amigos:
dentro de unos días me veré rodeado de chicos,
de chicos torpes y listos,
y dóciles y ariscos,
a muchas leguas de este Santander mío,
en un pueblo antiguo,
tranquilo
y frío,
y les hablaré de versos y de hemistiquios,
y del Dante, y de Shakespeare, y de Moratín (hijo),
y de pluscuamperfectos y de participios,
y el uno bostezará y el otro me hará un guiño.
Y otro, seguramente el más listo,
me pondrá un alias definitivo.
Y así pasarán cursos monótonos y prolijos.
Pero un día tendré un discípulo,
un verdadero discípulo,
y moldearé su alma de niño
y le haré hacerse nuevo y distinto,
distinto de mí y de todos: él mismo.
Y me guardará respeto y cariño.
Y ahora os digo:
amigos,
brindemos por ese niño,
por ese predilecto discípulo,
por que mis dedos rígidos
acierten a moldear su espíritu,
y mi llama lírica prenda en su corazón virgíneo,
y por que siga su camino
intacto y limpio,
y porque este mi discípulo,
que inmortalice mi nombre y mi apellido,
… sea el hijo,
el hijo
de uno de vosotros, amigos.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Plan de lectura de primero de Diversificación Ámbito sociolingüístico

Textos adaptados:
Anónimo, Poema de Mio Cid.
Don Juan Manuel, El conde Lucanor.
Arcipreste de Hita, Libro de buen amor.

Textos íntegros:
Anónimo, Lazarillo de Tormes.
Fernando de Rojas, La Celestina.
Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.
Miguel de Cervantes, Novelas ejemplares
Francisco de Quevedo, Vida del Buscón.
Lope de Vega, Fuenteovejuna.
Lope de Vega, La dama boba.
Pedro Calderón de la Barca, El alcalde de Zalamea.


Estas lecturas se realizan según se tratan los aspectos históricos y culturales de las épocas correspondientes.






Plan de lectura segundo de Diversificación Ámbito sociolingüístico

Siglo XVIII:
José Cadalso, Cartas marruecas.
Leandro Fernández de Moratín, La comedia nueva o el café.
Leandro Fernández de Moratín, El sí de las niñas.
Samaniego- Iriarte, Fábulas.
Ramón de la Cruz, Sainetes.

Siglo XIX.
Romanticismo:
José Zorrilla, Don Juan Tenorio.
José de Larra, Artículos.
Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas.
Gustavo Adolfo Bécquer, Leyendas.

Realismo y Naturalismo:
Pardo Bazán: Los pazos de Ulloa.
Juan Valera, Pepita Jiménez.
Benito Pérez Galdós, Doña Perfecta.
Leopoldo Alas 'Clarín': Cuentos.
Vicente Blasco Ibáñez, La barraca.
Vicente Blasco Ibáñez, Cañas y barro.




Siglo XX:
Miguel de Unamuno, La tía Tula.
Pío Baroja, La busca.
Antonio Machado, Poesías completas.
Juan Ramón Jiménez, Poesías.
Carlos Arniches, La señorita de Trevélez.
Jacinto Benavente, Los intereses creados.
Jacinto Benavente, La malquerida.
Federico García Lorca, Romancero gitano.
Federico García Lorca, Libro de poemas.
Federico García Lorca, Bodas de sangre.
Federico García Lorca, Yerma.
Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba.
Miguel Hernçandez, Viento del pueblo
Camilo José Cela, La colmena.
Miguel Delibes, Los santos inocentes.
Miguel Mihura, Tres sombreros de copa.
Antonio Buero Vallejo, Historia de una escalera.